Año de nieves… año de gorros!!

Teje, y ¡que lo sepa todo el mundo!
Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit

Parece que llegó la nieve!! Aunque en A Coruña no la hemos visto (inconvenientes de vivir en puerto de mar), no tan lejos el paisaje ya es blanco impoluto. Así que es el momento de sacar todos los complementos de abrigo, bufanda, guantes y, por supuesto, gorro! Mi padre, que siempre lleva boina, visera o sombrero, jura y perjura que la mayoría del calor corporal se escapa por la cabeza… así que, por si las moscas, no os olvidéis de taparla!!

Os enseño alguno de los gorros que he tejido yo.

Mi técnica favorita para tejer gorros es el crochet… es sencillo, rápido y permite hacer diseños alegres y originales. Empiezo por la parte superior, con una cadeneta de tres o cuatro bagas que cierro sobre si mismas. A partir de ahí voy tejiendo en redondo y ampliando puntos hasta alcanzar el diámetro necesario, que depende de la talla de la cabeza. Continuo el resto de la labor con los mismo puntos hasta darle la altura deseada y suelo rematar la labor con pequeñas ondas que se consiguen combinando puntos altos, medios y enanos.

Para darles un toque diferente, tejo a crochet o a dos agujas adornos con forma de flor, mariposa o algún otro motivo.

Pero aunque el crochet es mi técnica habitual para los gorros, también he probado a hacer algunos en dos agujas. Mi último experimento ha sido este bonito modelo de lana de colores que lleva una bufanda incorporada. El de la foto es para niño, pero se puede realizar para cualquier talla.

En este caso, se empieza a tejer por el fondo del gorro, montando un número de puntos necesario para rodear la cabeza. Se calcetan con el punto elegido (en el caso de la foto es punto elástico doble) y a unos 18 o 20 centímetros de alto se empiezan a disminuir puntos poco a poco hasta acabar sólo con cinco o seis. Una vez finalizado se unen los dos extremos de la labor y se cosen.

Y para acabar, se tejen dos tiras de bufanda, una a cada lado del gorro, justo en el lugar que va encima de las orejas. Como adorno se pueden hacer unos simpáticos pompones.

 

 

Consultora de comunicación, redactora y apasionada del “knitting” y el crochet.