Mira la etiqueta!

Teje, y ¡que lo sepa todo el mundo!
Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit

Al igual que las prendas de ropa que compramos en una tienda, los ovillos de lana tienen una etiqueta con información importante, tanto para la elaboración de la labor como para su cuidado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La composición, la longitud y el peso del ovillo son dos datos básicos. Todas las etiquetas indican si el hilo que estamos comprando es natural 100% (animal o vegetal), 100% acrílico o el porcentaje de mezcla.  Pero a la hora de empezar a tejer hay otra serie de especificaciones que debemos tener en cuenta: el número de aguja y la tensión recomendada.

La mayoría de las marcas indican en la etiqueta de cada ovillo el grosor de agujas recomendado para tejer esa lana concreta. El tamaño se indica con números que, en la mayoría de los casos, se refieren a los milímetros de grosor. Este sistema métrico (o milimétrico) es el que se usa en España para clasificar las agujas, pero en otros países como USA o Reino Unido la numeración es distinta (aquí puedes ver las equivalencias). Algunas marcas, como Lanas Stop, engloban en sus etiquetas la numeración métrica y su equivalencia en USA, pero por lo general, sólo usarán una.

Al lado de la aguja recomendada , la mayoría de las etiquetas traen un cuadradito informativo sobre la tensión recomendada. Esto se refiere a la cantidad de puntos y vueltas que caben en una determinada medida. Por lo general, la tensión se indica para cuadrados de 10×10 cm. En la imagen, por ejemplo, usando una aguja de 7 mm, en un cuadrado de 10×10, si se tejiera a la tensión recomendada, entrarían 12 puntos y 15 vueltas.

Antes de empezar a hacer tu labor haz una prueba de tensión, teje un cuadrado de 10 cm y comprueba que entren el número de puntos y vueltas indicado en la etiqueta, de esta forma el resultado del trabajo tendrá la estabilidad y la caída recomendada por el fabricante del hilo.

En algunos casos, la etiqueta ofrece una información adicional sobre el número de ovillos que se necesitaría para tejer una prenda en concreto (normalmente un jersey) de una determinada talla. Hay que tener en cuenta que este es el número de ovillos necesarios si se teje con las agujas y la tensión recomendada.

Otro de los datos fundamentales que se indican en la etiqueta de un ovillo es el color y el lote o tintada de la lana. Es muy importante guardar esta información hasta que terminemos la labor, ya que si necesitamos comprar más lana, será fundamental.

Cualquier pequeña diferencia de tono en el hilo, puede notarse mucho al finalizar la labor. Por eso, si al empezar una labor nos damos cuenta de que necesitamos más ovillos, debemos llevar a la tienda la referencia de la tintada para intentar comprar la misma.

Y para el mantenimiento posterior de la prenda hay que saber las instrucciones de cuidado del fabricante. Las etiquetas indican si el hilo se puede lavar a mano o a máquina y a que temperatura, si se puede planchar, limpiar en seco…

Guarda todas estas indicaciones para saber como tratar tu ropa!!

 

 

Consultora de comunicación, redactora y apasionada del “knitting” y el crochet.