Trapillo, otro material para tejer

Teje, y ¡que lo sepa todo el mundo!
Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit

Misslanitas y La Casita de las Maris estamos preparando un taller de trapillo para este mes de mayo. Ya informaremos de fechas y demás características, pero aprovecho para contar algunas cosas sobre este material y sus posibles usos.

El trapillo son tiras (normalmente algodón) que proceden de restos de otras telas, de los excedentes que quedan en las fábricas, aunque también se puede hacer con camisetas viejas que tengamos por casa. El resultado es una tira ancha, tubular, que puede ser lisa o estampada y que se puede trabajar a dos agujas o a ganchillo, pero siempre con tamaños XL.

Este material ya se conoce desde hace muchos años en países como Portugal, donde se usa sobre todo para hacer alfombras, pero desde hace un par de años ha empezado a popularizarse también en España. Actualmente puede encontrarse ya en muchas mercerías, tiendas de lana e incluso en los bazares chinos. El precio suele estar entre los 2 y los 8 euros kilo, dependiendo de la calidad del material. Todo lo que esté por encima de ese precio, en mi humilde opinión, es desorbitado.

Al comprar trapillo es importante tener en cuenta que es un material reciclado, por lo que las variaciones de color y tintadas pueden ser muy visibles. Además, es un material que no rinde mucho, por lo que es mejor comprar suficiente cantidad de una sola vez. Si hubiera que repetir el pedido, las posibilidades de encontrar exactamente el mismo tono o el mismo estampado son pocas.

Pero hablemos de qué hacer con el trapillo… Es un material muy ancho, pesado y el tejido resultante es compacto y poco flexible, por lo que no es recomendable para prendas de ropa. Lo más habitual es que se emplee para complementos del hogar, como alfombras, cestos, jarrones… para los que se pueden conseguir resultados muy vistosos y prácticos.

También se está empleando mucho para hacer bolsos, pero en este caso hay que tener en cuenta que es un material pesado y que es mejor hacer cosas pequeñas. Para un bolso de mano de tamaño medio se necesitan más o menos unos 400 gr de trapillo, por lo que la pieza ya pesará eso en vacío.

A la hora de trabajarlo, el trapillo es bastante agradecido. Se trabaja rápido, ya que la tira suele ser de 1 cm de ancho y la labor avanza con facilidad. Como punto negativo está lo que ya comentaba anteriormente, no cunde mucho y pesa.

En breve en misslanitas colgaremos algún tutorial sobre trapillo, pero por el momento aquí os dejo algunas fotos de trabajos que hemos hecho. Espero que os gusten!!

    

 

 

Consultora de comunicación, redactora y apasionada del “knitting” y el crochet.