Primeras labores en nuestras clases de calceta

Cursos de calceta en A Coruña

Ya llevamos un mes de clases de calceta en La Casita de las Maris y nuestras alumnas ya están acabando sus primeras labores!!

Aunque algunas nunca habían hecho punto antes, los resultados son dignos de expertas tejedoras. Y tenemos de todo: ropita de bebé, patucos, bufandas, cuellos…

Clases de calceta. Trabajo Laura

Laura eligió una lana gruesa jaspeada para su primer trabajo, un bonito cuello ancho tejido a punto bobo para taparse del frío el próximo invierno.

Para tejerlo usó agujas de 5 mm y montó un total de 25 puntos que marcaron el alto de la prenda. Una vez alcanzado el ancho deseado, el suficiente para rodear el cuello con un poco de holgura, cerró la labor y cosió los dos extremos utilizando la misma lana y una aguja específica para hilos gruesos. Aquí la vemos posando orgullosa con su obra.

Clases de calceta A Coruña, Bufanda de NélidaNélida ha decido hacer complementos de abrigo para toda la familia y ya va por su segunda bufanda.

La primera la hizo utilizando la misma lana jaspeada de colores que usó Laura. En su caso, hizo una combinación de vueltas de punto derecho y vueltas de punto revés.

Para la segunda labor ha elegido una lana negra combinada con gris y pizcas de color y ha usado un punto elástico doble. El resultado está quedado así se jugoso.

Clases de calceta Coruña. Labor de RaquelRaquel ha hecho también una divertida bufanda para su sobrina de dos años.

En lana color arena, tejida a punto bobo, esta bufanda da dos vueltas y cierra con un simpático lazo también tejido a punto bobo y cosido.

 

Clases de calceta Coruña. Labor ClaudinaClaudina está acabando ya un jersey para su bebé Anxo. Se ha decantado por color clásico, el azul bebé, y por el punto bobo, que queda muy bien en cualquier tipo de prenda.

Para darle un toque diferente, el modelo que está tejiendo tiene una vistosa trenza en la zona de las sisas.

Betty pasa las clases tejiendo un cuello de lana azul jaspeada para su hija y deshaciendo los entuertos que hacemos el resto, por ejemplo los nudos que se nos hacen en los ovillos de lana. Que gran suerte tenerla!!

Y la peque del grupo, Candela, con sólo seis añitos, ya va por la mitad de su bufanda de lana negra. A veces se olvida algún punto, pero nos alegra la tarde con sus historietas del cole y su perpetua sonrisa.